contenidos propiedad de LETRA A LETRA CONTENIDOS S.L- más información en customer@letraaletra.com

otras demos:

Volver a inicio

canales temáticos

boletines digitales

sistemas CMS

inicio

secciones:

actualidad

opinión

marketing

cine

conciertos

cultura

deportes

teatro

motor

empresa

sociedad

salud

viajes

inmobiliaria

reportajes

entrevistas

902 88 54 59
www.letraaletra.com
Notas de Prensa


Túnez, en las entrañas del Islam
El número cinco tiene un carácter especial en Túnez. Cinco son los dedos de la mano de Fátima, la hija de Mahoma, que se reproduce en cientos de colgantes, llamadores de puerta y platos de cerámica; cinco son los mandamientos del Profeta a sus seguidores, cinco los pilares del Islam y cinco las llamadas diarias a la oración... Cinco son también las imágenes que se presentan de este país. Podrían ser diez o cincuenta, porque en Túnez los contrastes son permanentes, pero cinco permiten hacerse una idea de lo que allí se puede encontrar.
Este maravilloso lugar acabó convirtiéndose, con el paso de los años, en uno de los centros de peregrinación de artistas, escritores y bohemios de todo el mundo y también en lugar de encuentro de todo tipo de viajeros. Aquí el mundo parece haberse detenido, incluso los colores azul y blanco que inundan toda la ciudad parecen reproducir los de ese cielo cristalino que se acaricia con la punta de los dedos.

El archiconocido Café des Nattes, también conocido como Café de las Esteras, aunque los tunecinos lo conocen simplemente como el Kahwa el alya -el café en lo alto-, muestra grandiosas columnas interiores, con suaves tonos rojos y verdes, con los colores del Islam, que recuerdan como formó parte de la mezquita zaouita.

Es interesante contemplar las puertas monumentales que dan entrada a los palacios suntuosos, puertas modestas que ocultan zocos y viviendas, puertas con arco de medio punto u ojivales, puertas de un azul intenso o de un blanco luminoso, tachonadas de clavos y herrajes, puertas rojas, verdes o negras, sí, aquí es el único espacio en que se permiten una fantasía colorista. Y junto a ellas, las ventanas, las rejas, los balconcillos con persianas, los toldos y las lonas que cruzan las calles.

Al otro lado de la colina en la que eleva Sidi Bou Said se conservan las ruinas de Cartago. Se trata, claro, del Cartago romanizado, ya que el cartaginés, fue totalmente arrasado y cubierto de sal por un miembro de la familia patricia de los Escisión, tras la tercera guerra púnica. El mejor punto de partida es la colina de Byrsa, que domina la zona y proporciona una perspectiva general desde su cima. A sus pies se encuentra la catedral de St Louis, visible desde algunos kilómetros a la redonda. Es una construcción de proporciones descomunales, que fue erigida por los franceses en 1890 y dedicada al rey santo que murió muy cerca de aquí. El Museo Nacional es el gran edificio blanco ubicado en la parte posterior de la catedral, y sus exposiciones, renovadas, merecen un vistazo. La muestra púnica, en la planta superior, es muy recomendable.

El anfiteatro romano en la parte occidental de Byrsa, a 15 minutos andando desde el museo, fue uno de los más grandes del Imperio, aunque hoy queda poco de su esplendor. La mayoría de sus piedras fueron extraídas para otros proyectos de construcción en siglos posteriores. El conjunto de enormes cisternas situado al noreste del anfiteatro constituía el principal suministro de agua de Cartago durante la era romana. Las termas de Antonino se localizan al Sur, en el frente marítimo, e impresionan básicamente por su tamaño y situación. El barrio de Magon es otro parque arqueológico próximo al mar, a unos pocos metros al sur de los baños. Excavaciones recientes han descubierto una interesante zona residencial. El santuario de Tofet ha suscitado un gran interés desde que fue excavado por primera vez en 1921. El Tofet era un lugar de sacrificios con un cementerio anexo, donde los hijos de los nobles cartagineses eran asesinados y quemados para apaciguar a las deidades de Baal Hammon y Tanit.

Hammamet, el oasis de paz en pleno desierto
Hammamet, a pocos kilómetros al sur de Túnez capital, es con toda certeza el más celebre símbolo del descanso en Túnez. A pesar de la afluencia turística, Hammamet ha estado en la vanguardia de la conservación y protección del medio ambiente, una norma urbanística exige que ningún edificio hotelero tenga más altura que los cipreses o palmeras de la zona y que todos los hoteles antes de recibir los permisos necesarios para su construcción, tengan previsto en sus planes un espacio jardín de acuerdo con la superficie de sus edificaciones. Aquí se encuentran también sofisticados centros de talasoterapia, spas y lugares para el turismo de salud, belleza y medicina, fórmulas en las que Túnez está ocupando un lugar predominante, tanto que en Francia se ha prohibido la promoción turística de Túnez en estas áreas por temor a la competencia en un país muy dispuesto a ellas.

Muy cerca está Susa con la vieja medina encaramada a un montículo que se asoma al mar y al que se entra por la plaza Des Martyrs, junto a la plaza Farhat Hached. Esta puerta del mar --Baba el Bahr-- permitía el acceso de los barcos al puerto interior. Y es que por entonces, el mar golpeaba inclemente toda la cara este de las murallas de la medina.El color pardo de la piedra y la cal de las fachadas enjalbegadas definen los volúmenes de la medina de Susa frente a los azules del mar y el cielo, donde se ha remansado durante siglos la vida tradicional de la ciudad musulmana. Aquí se ofrecen todo tipo de productos de artesanía de calidad, en los que el trabajo manual mantiene precios moderados en comparación a los europeos. La mejor perspectiva de la medina y el puerto se alcanza desde la torre Khalaf al Fata, a cuya parte alta se llega subiendo una escalera de caracol de más de treinta metros de altura. Las mezquitas y las residencias se entrelazan con sus colores azules y blancos típicos de la costa de Túnez, y el pasado guerrero aflora en la fortaleza del Ribat, del siglo VIII, que levantaron los almorávides sobre ruinas bizantinas. Hoy es un escenario cultural.

Tozeur
En medio de los enormes arenales que esbozan el comienzo del gran desierto del Sahara surgen vastas plantaciones de palmeras cuajadas de dátiles; millones de estrellas iluminan un pueblo desierto que celebra una cena beduina entre miles de velas; antiguas fortalezas y viviendas trogloditas perdidas en la arena sirven de escenario para historias futuristas. Ningún espejismo es capaz de generar tanta belleza. La capital de este espectacular paisaje es Tozeur, un lugar presidido por la arena y el agua, donde el horizonte desaparece para dejar espacio a tres desiertos entremezclados, el de arena, el erg, donde el viento esculpe incansablemente dunas móviles, el de los chott, serir, de cristales brillantes que devuelven sorprendentes espejismos y el de roca, el hamada, inmensidad pedregosa donde se pierde la mirada. Un mundo por descubrir, para dejarse conquistar o para fundirse con él, en un viaje fuera del tiempo, lleno de sensaciones, donde se mezclan cultura, tradiciones y la hospitalidad se practica como el valor más enraizado y verdadero. Su palmeral único, regado por más de doscientos manantiales que suministran casi 60 millones de litros por día, y donde se cultivan los mejores dátiles del mundo y su insólita arquitectura de ladrillos compactos de originales dibujos geométricos de origen misterioso, le dan un encanto particular. El barrio de Ouled el Hadef, que data del siglo XIV, merece un paseo tranquilo, sus calles pasan bajo espesas bóvedas y desembocan en animadas plazoletas, las fachadas de las casas, de las zauía y de las mezquitas están adornadas con ladrillos que forman dibujos geométricos, versos coránicos y motivos florales.

Chebika, Tamerza y Midès
Desde Tozeur puede iniciarse el recorrido que lleva a los oasis de montaña de Chebika, Tamerza y Midès, casi en la frontera con Argelia. Estas tres poblaciones, construidas originariamente por los romanos como sistema defensivo contra las tribus bárbaras que habitaban en el Sahara y lugares de paso habitual en la ruta de las caravanas, deben su actual aspecto fantasmal a una catástrofe natural. Hoy, el casco viejo de estas poblaciones, tiene un aspecto fascinante y un tanto fantasmal, sus callejones deshabitados sólo se ven alterados por pequeñas alimañas y algún que otro vendedor ambulante.

En Chebika vale la pena acercarse a su pintoresco manantial con un pequeño palmeral y una cascada alimentada por pequeños arroyos serranos subterráneos. Aquí se cultivan albaricoques, melocotones, granadas, cítricos y plátanos en un terreno totalmente árido. Incluso tabaco a la sombra de las palmeras. Las casas abandonadas y las ruinas de la antigua Tamerza conservan su aspecto misterioso y ofrecen una visión imponente al atardecer. Por la noche se organizan cenas a la luz de miles de velas realmente espectaculares. Parecidas a las que pueden disfrutarse en pleno desierto, entre las dunas sinuosas y alumbrados por miles de estrellas. Un ambiente que hace soñar y recordar los antiguos versos bereberes: «Todo lo que quiero está aquí, la tribu en movimiento, los horizontes infinitos».

Recomendaciones
Sin duda lo más práctico es contratar un paquete organizado que incluya vuelos, alojamiento, algunas comidas y el recorrido por el país o la estancia tranquila en una playa. Iberojet es el turoperador más especializado en Túnez, con 27 años de presencia en el destino, con una cuota de más del 60%, hoteles exclusivos en seis zonas del país, una flota de más de 100 autocares y 30 vuelos semanales desde varios aeropuertos españoles.
volver a Reportajess
902 88 54 59
www.letraaletra.com
Notas de Prensa