contenidos propiedad de LETRA A LETRA CONTENIDOS S.L- más información en customer@letraaletra.com

otras demos:

Volver a inicio

canales temáticos

boletines digitales

sistemas CMS

inicio

secciones:

actualidad

opinión

marketing

cine

conciertos

cultura

deportes

teatro

motor

empresa

sociedad

salud

viajes

inmobiliaria

reportajes

entrevistas

902 88 54 59
www.letraaletra.com
Notas de Prensa


Felipe Martínez Prieto, de vocación librero: "La tasación de libros es un arte todavía por conocer que puede reportar pingües beneficios a quién desconoce que tiene un tesoro en un libro"

felipe.jpg Actualmente da cursos relacionados con el arte de la tasación de libros antiguos en la Universidad de Zaragoza. Suyos son los portales www.tasaciondelibros.com , peritaciondelibros.com y libroscaminodesantiago.com. Es propietario de Librería Anticuaria El Camino de Santiago, con un importante fondo antiguo a la venta, con más de 14.000 ejemplares de todas las épocas. Es asesor bibliográfico-promotor de la Excma. Diputación de Valladolid en el desarrollo de la “Villa del Libro” de Urueña, la primera ciudad del libro española. También es asesor bibliográfico de la Fundación Sierra Pambley, de León. Creador y director de: www.librohispano.com y www.librerosdeviejo.com, portales en Internet patrocinados por el Ministerio de Cultura, Junta de Castilla y León y Diputación de Valladolid, con 200 librerías españolas y extranjeras y más de 2.000.000 de libros en venta y, finalmente, ponente en el I Acta de la Lengua Española 2007, inaugurado por el Presidente del Gobierno español en San Millán de la Cogolla. Sus tesis sobre “El Comercio del Libro en Español en Internet” fueron recogidas en las conclusiones del Acta.

La Librería que regenta comenzó su andadura allá por el año 1995. Felipe es un enamorado de los libros clásicos, antiguos, que para él son bellos ejemplos de supervivencia y amor. Hoy en día, busca libros raros, bellos, sabios. Los compra y los disfruta mientras están en su poder y luego los traslada a quien los quiere o pide y “acaso los merece o necesita más que él”, como señala él mismo. Hoy en día, es consciente que sus clientes le honran con sus enseñanzas y adquisiciones.

LAL: Para que se utiliza la tasación de libros y que objeto tiene:
FM:
La tasación de libros puede tener varios propósitos, tanto los propietarios sean particulares como instituciones. El primero de ellos es la valoración patrimonial, como en el caso de cualquier otro bien mueble o inmueble, aunque los libros suelen ser los grandes olvidados en este sentido: tanto particulares como bibliotecas muchas veces tienen los libros sin valorar, a veces por generaciones. Se contabilizan los valores de pisos, terrenos, joyas, arte, muebles… pero el de los libros muchas veces no. Dicho vulgarmente: como en todo, saber lo que se tiene permite disponer de ello a los efectos quen en cada momento hagan falta

LAL: Asegurar los libros.
FM:
No solamente los antiguos, sino también los libros modernos tienen valor. Igual que el resto de las propiedades, joyas, arte, muebles, enseres domésticos, etc. Todavía es poco frecuente, pero en muchos domicilios hay libros cuyo valor económico puede ser tanto o más alto que el del resto de los bienes. Lo mismo hay que decir de algunas bibliotecas que pertenecen a instituciones privadas.

LAL: Dividir una herencia.
FM:
Para no hacerlo por el rústico procedimiento de partir los tomos de una obra en dos o en tres partes, método casero típico que destruye el valor bibliográfico y comercial de los libros. O el de repartir por número de ejemplares, o por fechas de edición, o por tamaños. Todos estos son métodos caseros que provocan inevitablemente que la división no sea equitativa, puesto que es necesario hacerla sobre los precios de mercado de las obras, para lo cual es necesaria la tasación previa.

LAL: Donación con efectos fiscales
FM:
No es muy frecuente que se utilice en nuestro país, pero la ley tiene prevista la posibilidad, una vez valorado el bien y si el Estado la acepta.

LAL: Judicial.
FM:
La tasación es necesaria para cualquier acción judicial, y puede ser encargada de oficio por el juez, o a petición de parte.

LAL: Para Vender los Libros
FM:
Quien decide vender libros o bibliotecas debería conocer su valor de mercado antes de venderlos, sea directamente a particulares, a libreros, mediante casas de subasta, etc. La tasación en este caso es una herramienta que le permite obtener el mejor producto de la venta, puesto que a partir de ella podrá fijar con conocimiento de causa los precios para venta a cliente final, para venta al por mayor, para fraccionar la venta si conviene, etc.

LAL: 2.-qué tipo de libros se tasan?
FM:
La tasación es necesaria siempre que presumiblemente los valores económicos puedan alcanzar cifras de cierto relieve. Puede ser conveniente tasar libros o documentos individuales, tanto antiguos como modernos, mapas, grabados, pinturas sobre papel o pergamino, colecciones, aunque a condición de que sean de alta calidad bibliográfica. Siempre hay que tasar las bibliotecas o archivos enteros, en cuanto su magnitud alcance cierta entidad, incluso las bibliotecas domésticas con libros modernos sin especial valor económico tomados de uno en uno, pero que reúnen frecuentemente de 1.000 a 3.000 libros (y más). No solamente por prever las pérdidas económicas (humedades, fuegos en las viviendas o bibliotecas, etc), sino también porque muchas veces los libros tienen valores sentimentales para sus propietarios, además de los económicos.

LAL: ¿resulta costosa la tasación?
FM:
Los honorarios de tasación internacionalmente aplicados son porcentajes sobre el valor tasado del 3% al 5%. Además hay mínimos, tarifas horarias, etc. Conviene hablar con el tasador de este tema, porque a veces aceptará que el pago de sus honorarios pueda ser en “especie”, de modo que no haya que temer un gran desembolso si el resultado de la tasación alcanza cifras altas.

LAL: Una vez tasados suelen ponerse a la venta o sólo se hace para tener una mera noción del valor de los libros que uno posee
FM:
Como decía, hay varios motivos para encargar una tasación. Yo recomiendo que la tasación se haga en cuanto se tengan uno o muchos libros que lo merezcan. Siempre va a ser útil, para saber lo que se tiene, para que nuestros herederos sepan en qué apoyarse, para asegurarlos, para venderlos si llega el caso… E incluso para regalarlos o donarlos gratuitamente: no estará nunca de más que el beneficiario sepa el valor de lo que recibe, aunque solamente sea para que lo cuide como es debido (son conocidos casos notorios de donaciones abandonadas años y años en sótanos, almacenes, e incluso cosas peores)

LAL: quienes suelen tasan libros, instituciones, particulares, bibliotecas, vendedores…
FM:
En nuestro país no hay ningún colegio profesional o institución nacional que acredite la cualificación para tasar libros, aunque sí existen Asociaciones y Gremios profesionales de libreros anticuarios que a veces emiten certificaciones en este sentido. Los tasadores de libros cualificados, generalmente, son libreros anticuarios de alto nivel profesional, cuyos conocimientos y experiencia comercial diario en el ámbito nacional e internacional les convierten en tasadores insustituibles desde otras profesiones que están relacionadas con el libro, pero cuyos profesionales carecen de la experiencia y los conocimientos comerciales necesarios.

También están muy capacitados para tasar libros o documentos algunos funcionarios de las grandes bibliotecas, los encargados de las adquisiciones, puesto que también ellos tienen los conocimientos comerciales necesarios en cuanto a precios. Pero se debe tener en cuenta que estos funcionarios, por ley, no pueden tasar más que los libros de las instituciones públicas, o aceptar o rechazar los precios fijados por quien ofrezca libros o documentos, normalmente libreros, casas de subastas, etc.

Es muy corriente que los particulares intenten que los bibliotecarios, archiveros, etc, hagan de tasadores para ellos, lo cual no es su misión, y les está vedado por la ley (eso suponiendo que estén capacitados: el número de funcionarios que se dedican a las adquisiciones de las grandes bibliotecas es muy reducido). Ello interfiere muy negativamente en el trabajo de estos profesionales, que no están para eso, pero que se ven obligados a atender muchas consultas de este tipo en detrimento de su trabajo. Les he oído muchas veces quejarse de esta situación, y ello ha sido uno de los motivos principales para crear mi nueva web especializada en tasación de libros www.tasaciondelibros.com, la primera en España de su tipo, que pueden proponer a sus visitantes para que se informen, y así desempeñar sus verdaderos cometidos.

En www.tasaciondelibros.com se ofrece gratuitamente todo tipo de informaciones relativas a la problemática que plantea la tasación de libros y documentos, con el objetivo de ayudar a las personas que tienen libros, archivos o bibliotecas, a tomar las complejas decisiones necesarias con el mayor conocimiento de causa.

LAL: Tu has sido invitado por la Universidad de Zaragoza para impartir una serie de charlas en Jaca sobre la tasación de Libros, ¿Hay antecedentes de esta experiencia o tu eres el primero.
FM:
La tasación de libros en nuestro país es un asunto de gran interés actualmente, pero desde hace pocos años, y este interés por ella está muy relacionado con la nueva conciencia social que existe en relación con el patrimonio bibliográfico y documental. De aquí que los Cursos de la Universidad de Zaragoza, dirigidos por el Profesor Manuel José Pedraza Gracia, se estén impartiendo desde hace pocos años. Anteriormente solamente había participado otro librero, mi amigo Paco Pons, de Librería Pons de Zaragoza, un gran maestro.

LAL. Qué tipo de alumnado asistirá a tus conferencias y a que perfil de personas va dirigido
FM:
Por lo que sé la demanda de estos cursos va en aumento, como también se amplía año tras año el perfil de las personas que asisten. Esto le interesa a todos los estudiosos o profesionales del libro desde cualquiera de sus campos, pero muy en particular, por ejemplo, a bibliotecarios, archiveros, documentalistas, bibliógrafos y otros profesionales que precisan adquirir al menos nociones sobre esta disciplina para aplicarla en su actividad diaria. No obstante, en la actualidad, al parecer, comienzan a asistir bibliófilos, aficionados al libro, e incluso propietarios de bibliotecas.

LAL: Cómo se hace una tasación a fondo
FM:
Es difícil precisar una respuesta a esto, pues depende de cada caso. No tiene apenas nada que ver tasar, por ejemplo, una biblioteca doméstica de 2.000 libros formada por un lector con libros de los últimos 40 años sin especiales valores económicos unitarios, que realizar la tasación de una biblioteca con libros desde el s. XVII, por ejemplo, hasta hoy.

En el primer caso bastará con aplicar tantos alzados segmentando la biblioteca numéricamente por tipos de edición, editoriales, temáticas, colecciones, después de examinarla someramente mediante inspección visual.

En el segundo habrá que evaluar en muchos casos obra por obra, y para ello habrá que tener en cuenta aspectos referentes a cada ejemplar concreto que pueden determinar en gran medida los valores, como pueden ser el estado de conservación, las encuadernaciones, el grado de oxidación del papel, las ilustraciones si las tiene, y sus autores, la rareza de la obra o de la edición, y muchas otras.

Muchas veces habrá que efectuar investigaciones bibliográficas o documentales que pueden llegar a revestir gran complejidad. Y finalmente obtener referencias de los precios de ventas anteriores (a veces con siglos de antigüedad), trasladarlas a precios actuales y ponderarlas en función de las características del ejemplar concreto para llegar al valor comercial de hoy. En resumen, cada tasación supone un problema diferente al que hay que aplicar soluciones específicas, a veces muy simples y rápidas y a veces lentas y complejas.

LAL: Pros y contras de la tasación
FM:
Las únicas tasaciones que no deberían hacerse, por los motivos antes explicados, son las de las obras o bibliotecas con libros cuyo valor económico presumible no merezca la pena conocer. Se dan con frecuencia dos casos: el de quienes tienen en casa libros o bibliotecas, a veces heredadas de sus antepasados, a los que nunca han prestado la menor atención como parte de su patrimonio familiar (también ocurre esto en algunas instituciones privadas que tienen bibliotecas): Una vez leída esta entrevista, estas personas deberían obrar en consecuencia y encargar una tasación. Y el caso inverso: quien encuentra en el desván libros o papeles y automáticamente les atribuye importantísimos valores, muchas veces con la bien intencionada, pero poco realista “ayuda” de pretendidos expertos en tasar libros. Hay que desconfiar de quienes dicen “esto es una joya”, “tiene un valor incalculable”, etc. Los libros, como los documentos y cualquier otro bien mueble, tienen valores perfectamente calculables, pero determinarlos es tarea de los profesionales cualificados. En cuanto a estas personas, se les puede recomendar que acudan a un profesional capacitado para tasar su “joya”, por lo que realmente valga. Saldrán de dudas y se llevarán una alegría si resulta ser muy valiosa en sentido comercial, y si no es así recuperarán la tranquilidad y los honorarios de tasación serán tan pequeños que ni los van a notar, porque pagarán los mínimos.
  ENLACES (Links)
  tasaciondelibros
  peritaciondelibros
  libroscaminodesantiago
volver a Entrevistass
902 88 54 59
www.letraaletra.com
Notas de Prensa